ENTORNO

Vi que no hay Naturaleza,
que la Naturaleza no existe,
que hay montes, valles, planicies,
que hay árboles, flores, hierbas,

que hay ríos y piedras,
pero que no hay un todo al que eso pertenezca,
que un conjunto real y verdadero
es de nuestras ideas una enfermedad.

La Naturaleza es partes sin un todo.
Esto es tal vez aquel misterio del que hablan.

 

Fragmento del poema XLVII de El Guardador de Rebaños, 

Alberto Caeiro (Fernando Pessoa)

Un patito se acicala las plumas. Una gaviota cambia de rumbo en un temporal. Un picoroco y los huesos de algún mamífero están ahí. Flores recogidas y prensadas sobre un papel blanco. Objetos que cuelgan sobre mapas trazados con un carbón.

 

Antonia Ríos Lamas (Concepción, 1988) vive en Punta Arenas desde hace 6 años. Después de estudiar arte en Santiago, viajar y recorrer distintos lugares del mundo, decidió quedarse, armar su taller a pasos del Estrecho de Magallanes. Es desde este territorio que su oficio ha tomado fuerza acercándose a la imponente naturaleza que la cuestiona y re-cuestiona incesantemente. 

 

Si bien el trabajo de Antonia podría catalogarse entre las ilustraciones científicas o convertirse una simple recolección de momentos y objetos a partir de fotografías y dibujos en libros de exploradores navegantes que pasaron por este territorio desde el siglo XVI en adelante, es la artista quien, a través del ejercicio de la línea trazada sobre un papel blanco, sumerge en la naturaleza que la rodea, abstrayéndose ella misma para dejar que el sujeto elegido delicadamente, aparezca. A través de la acción de recorrer el territorio y dejarse afectar por esas condiciones geográficas y climáticas, el dibujo aquí pasa del acto repetido del boceto a la síntesis poética del individuo. La maestría de la artista para ilustrar figurativamente el modelo seleccionado pasa a segundo plano cuando se recorre la muestra “Entorno” y la delicadeza en el estudio para su puesta en escena, donde cada obra toma valor por lo que no se dibuja, sino que representa más allá de lo que nosotros, espectadores, podemos identificar a primera vista.

 

Como el poema de Alberto Caeiro, heterónimo de Fernando Pessoa, que en su obra El Cuidador de Rebaños, cuestiona el concepto naturaleza, Antonia a través de esa línea simple, escasa de color y humilde de materiales, logra fijar la mirada en el detalle que hace a esa gaviota, o ese pedazo de hueso, único, cuestionándose ella misma sobre su relación con el entorno. Se hacen perceptibles en la muestra el viaje, recorrido y el caminar, donde el espacio vacío y la liviandad de los materiales llenan la sala de sutilezas. Entonces la percepción visual del entorno elegido, Antonia la resume, casi como un poema oriental, en la selección de un acto como el movimiento del ave en vuelo, en la piedra a la que se adhirió un crustáceo o en el vacío que dejó el hueso quebrado del esqueleto de un animal recogido en la pampa.  Para este montaje, que podríamos considerar un site specific en Galería Activa de Balmaceda Joven Los Lagos, la artista decide instalar mapas efímeros dibujados a carbón  que se equilibran con los colores de la flora prensada sobre el papel y los elementos colgados delicadamente. Lo que Antonia llevó en una valija, se multiplica y completa con lo recogido en Puerto Montt durante los días de montaje de la exposición poniendo en valor el espacio expositivo, considerándolo como parte importante para esta muestra (no una itinerancia) y entregando mayor dinamismo al recorrido.

Antonia Ríos Lamas es una gran dibujante, sencilla y minuciosa, curiosa y emotiva cuanto al territorio que habita. Con la exposición En Torno, la artista cuenta pequeñas historias, reflexiona y encanta desde lo más sencillo –el elemento que pareciera inerte- a lo más profundo, la indagación personal sobre ese lugar y ese momento.

 

 

Paola de Smet d’Olbecke Errázuriz

Punta Arenas, marzo 2021.